Hoy más que nunca la economía de una empresa viene a representar una suerte de certificado de salud médico, donde se refleja qué tan robustecido está el sistema inmunológico de la misma, sea esta empresa de la naturaleza y envergadura que sea.

 

Hacer la auditoría de una empres equivale, entonces, a una práctica médica, en vista de que brinda información del estatuto de la totalidad de los ejercicios contables de dicha empresa. Esto quiere decir que, la auditoría es hasta cierto punto la imagen contable de una empresa. Algo muy tomado en cuenta tanto por inversores como por proveedores aliados.

 

¿Cuáles serían algunas de las razones por las cuales debería practicarse una auditoría en una empresa?

Concretamente, las auditorías no hacen otra cosa que no sea manejar documentos que den información contable de una empresa. Entre otras cosas, la recopilación de estos datos va a servir para saber si una empresa cualquiera ha podido cumplir con todas las obligaciones contables que le son propias. Esto lo puede hacer un trabajador independiente o una empresa asesora de servicios de auditorías

 

Evita problemas burocráticos

Como empresa, sociedad o persona jurídica se está obligado a presentar ante órganos públicos libros contables como el Cuaderno Diario, que refleja las actividades de la empresa. Entidades burocráticas como Hacienda o Ministerio de Economía y finanzas suelen pedir este tipo de cuaderno a las empresa para fiscalizar su actividad contable. En este sentido, un auditor ayuda tener al día esta documentación procurando que lo reflejado en los cuadernos contables concuerde con la actividad financiera afirmada por la empresa, sin que haya incongruencias de ningún tipo.

 

Da solidez a la empresa

Realizar una auditoría a una empresa es una manera de mostrar y evidenciar la eficiencia de la misma en lo relativo a la gestión y administración de los recursos con los que cuenta para operar de manera exitosa dentro de un mercado.

 

Toda empresa está articulada con una comunidad de intereses, pues, desde los trabajadores hasta los prestamistas o acreedores esperan relacionarse con una empresa que refleje buena musculatura financiera y, en este sentido, el mejor instrumento para verificar esto es la auditoría.

 

Una empresa sin auditar no facilita mucha información de su estado económico ni de su verdadero potencial, aunque goce de buena salud financiera. Y esto por una sencilla razón: no posee un registro fidedigno que mostrar a futuros inversionistas, que comprueben su verdadera envergadura.

 

Balances

Toda empresa necesita hacer un balance de lo que ha significado su actividad económica dentro de un periodo determinado, para de este modo saber si debe cambiar estrategias orientadas al aumento de la productividad y verificar las posibles fugas de capital. Para ello, la auditoría es primordial, porque permitiría identificar los altibajos que podría estar presentando una empresa.

 

Lo dicho tiene que ver con lo que se conoce como evaluación o análisis de riesgos, que permiten a las empresas precaver la posibilidad de entrar o no en una situación desfavorable para la empresa en el plano estrictamente económico.

© Copyright - 360 Consulting Group S.A